Procesos creativos, viviendo el presente.

Posted on Viernes, marzo 16th, 2012 at 9:19

LOS PROYECTOS, ESTE VIAJE COMPLEJO QUE NOS OFRECE LA VIDA.

Generalmente cualquier persona que se enfrenta a un proyecto, llámese búsqueda de parcela, licencia, búsqueda de constructor, desarrollo de una idea…. se enfrenta a un sin fin de dificultades, es difícil analizar y valorar si no se conoce el medio. Es un medio con un gran número de agentes involucrados que tienen diferentes intereses y formas de expresar y comunicar. Moverse como pez en el agua es complejo. ¿Quién y Cómo coordina todos estos intereses? ¿Cómo se puede ayudar al cliente a vivir una buena experiencia? No es que siempre se vaya a conseguir, todo no depende de nosotros pero se puede intentar. Hay que comprender como se trabaja hasta ahora, hay que definir nuevos parámetros iniciales que nos permitan crear nuevos procesos y formas de relacionarnos y crecer. Desde Bioclimax proponemos una nueva forma de entender los proyectos, los retos. Creemos en los equipos, en la participación más cercana del trinomio, cliente, técnicos y constructor. Nos gustaría abrir un canal de dialogo, no podemos responder a todas las preguntas solas. En este contexto vamos a intentar expresar nuestro camino, que nos gustaría compartir con todos vosotros, nuestra visión, como entendemos nosotras los procesos sostenibles, porque no solo importa el resultado, importa el camino.

Desde la carrera, he estudiado arquitectura, aparte de adquirir algo de desconocimiento (sobre el mundo profesional al cual nos enfrentamos), nos enseñan a vender bien las ideas, nos muestran una visión del arquitecto creador, poco mundana, que nos separa y diferencia del resto. El proyectista y se nos llena la boca, esta a otro nivel. Somos lo más. Todas estas ideas nos alejan irremediablemente del resto de profesionales y por supuesto del cliente. Nosotros no queremos clientes, queremos mecenas que nos permitan desarrollar nuestra creatividad, somos artistas. Este es un grave error de base. Porque debemos comprender que la idea original, primigenia, no nace de nosotros, nace de nuestro promotor o cliente que además de tenerla tiene el valor de prender la chispa para que crezca y se desarrolle. Nosotros estamos ahí para ayudarle a materializarla. Cuanta más atención prestemos a nuestro cliente más nos acercamos a un buen resultado. Cuantos más y mejores colaboradores tengamos y escuchemos, más se enriquecerá el proceso.

Escuchar y respetar al otro se nos aparece como un elemento clave. Todos los participantes deben de compartir esta idea. Llevamos funcionando demasiado tiempo en una postura inmovilista que nos obliga a repetir siempre los mismos errores. Incorporemos nuevos modos de pensar. Ser sostenible no solo implica ahorros y mejoras en la calidad de vida del usuario final. Los procesos son determinantes a la hora de afrontar un proyecto. Necesitamos nuevas formas de afrontar los retos. La horizontalidad, el trabajo en equipo en post de un objetivo común son la clave para afrontar procesos cada vez más complejos y cambiantes. Conseguirlo parece tarea imposible. Son los mismos caminos los que nos desalientan. Pero en cuanto se afronta el proyecto con otros parámetros iniciales, todo se ve más claro. Es muy difícil que todo el mundo se sienta participe de algo sino tiene una visión global de lo que se quiere conseguir, sino puede dar su opinión, sino puede aportar y solo ejecuta. Por lo tanto no solo hay que escuchar y respetar al otro, hay que dejar al equipo participar, sentirse integrado. Dejar que la energía de cada uno haga crecer al equipo y al proyecto. Retroalimentarnos de forma positiva para poder ir más lejos. La elección del equipo se vislumbra fundamental. Cada una de las partes debe de ser autónoma, saberse auto gestionar, debe estará abierto al cambio y ser adaptable. Creemos firmemente que son las personas, no la tecnología las claves del éxito. Ellas son las que desarrollan el factor diferencial de competitividad. Debemos aportar equipos cualificados para cubrir diferentes campos. Equipos con gran capacidad creativa y disposición para implementar con éxito las necesidades del cliente. Equipos abiertos a colaboradores, que participan en todos los niveles y que garantizan al cliente un producto de calidad

En la Gestión de Proyectos inmobiliarios, siempre se han utilizado métodos de Gestión predictivos (ej:normas ISO), caracterizados por la especialización, fases y requisitos detallados y seguimiento de un plan. Implican también equipos con estructuras piramidales que están ya obsoletas. En un entorno cada vez más cambiante creemos que el mercado inmovilista de estas últimas décadas, se va a transformar en un mercado en continuo cambio para integrarse en la nueva realidad. Un método más ágil es necesario, un método que no use las herramientas como un fin sino como un medio, que involucre a equipos multidisciplinares, con visión de producto y adaptación a posibles cambios durante el proceso. Estamos poniendo de manifiesto que valoramos a los individuos por encima de los procesos y las herramientas. El producto inmobiliario que funciona, por encima de la documentación exhaustiva. La colaboración con el cliente, por encima de la negociación contractual. La respuesta al cambio, por encima del seguimiento de un plan. Con una atención continua a la excelencia técnica. Por ello pensamos que la simplicidad como arte de maximizar la cantidad de trabajo que se hace es esencial. Esta filosofía deben tenerla todos los componentes: cliente, técnicos y constructor. Solo así los procesos serán distintos e integraran nuevas formas de trabajo más sostenibles. Solo hay que escuchar y actuar en consecuencia con las nuevas realidades y retos del nuevo siglo.

Tags: , , ,

Leave a Reply